Chilemat:

Para las grandes empresas Se acerca el plazo para que la factura electrónica sea obligatoria

En noviembre de este año todas las grandes empresas deben estar facturando electrónicamente y aún quedan algunas que no se han subido al carro. ¿Qué tan complejo es este cambio tecnológico?, ¿cuánto debería durar la transición?   

Publicado:  19 de Junio de 2014 en www.edicionesespeciales.elmercurio.com

El 1 de noviembre de este año se cumple un plazo importante en el cronograma de la implementación de la factura electrónica. Ese día, todas las grandes empresas deben estar obligatoriamente facturando en línea.

Ricardo Pizarro, jefe del Departamento de Atención y Asistencia de Contribuyentes dela Subdirección de Fiscalización del SII, dice que desde la incorporación de la factura electrónica en el país, hace 10 años, han tenido un crecimiento progresivo en la cantidad de empresas que operan con factura electrónica.

A la fecha, 95.491 empresas chilenas son facturadores electrónicas, de las que 15.793 se han incorporado entre enero y mayo de 2014, lo que representa un aumento de 81% con respecto al ingreso de nuevas empresas en el mismo período de 2013,

comenta.

Y añade que el proceso de adopción por parte de las grandes empresas ha sido paulatino. A la fecha de las 11.650 grandes empresas que actualmente existen en Chile, con ingresos anuales superiores a las 100 mil UF, que son las que tienen que ser facturadoras electrónicas al 1 de noviembre, se han incorporado 4.326, es decir, el 37% del total.

De las empresas faltantes un poco más de mil ya se encuentran en proceso de certificación para comenzar con la facturación electrónica

agrega.

Héctor Garretón, subgerente de productos TI y VAS de Entel Empresas, nota que hay bastante interés de las empresas.

El mayor movimiento se debe al interés por cumplir con la Ley y no quedar fuera de los plazos, pero también hay compañías que se han adelantado a la normativa y que han implementado la facturación electrónica porque reconocen los beneficios asociados a este sistema. Son empresas que han convertido esta obligación en una oportunidad para sus negocios,

dice.

Una transición gradual

Garretón explica que el proceso de implementación de facturación electrónica consta de 3 etapas principales: certificación, integración con sistema ERP y puesta en marcha (obtención de la resolución que te certifica como emisor electrónico). Todo esto puede tomar entre 45 y 60 días.

Para iniciar el proceso, la empresa debe cumplir con un mínimo de requisitos; entre ellos no tener ninguna situación pendiente con el SII, y ser contribuyente de primera categoría (de acuerdo a lo que indica el Art. 20 de la ley sobre Impuesto a la Renta),

advierte.

Ricardo Pizarro añade que el implementar factura electrónica implica tener en orden los procesos de facturación, lo que en definitiva es lo que a muchos contribuyentes les cuesta conseguir.

En el caso de las grandes empresas, deben tener presente el tiempo que tomará que el nuevo procedimiento de facturación electrónica se integre a los sistemas contables que posean,

dice Pizarro.

En cuanto a los tiempos, aclara que una posibilidad es optar por el Sistema Gratuito del SII, el que está disponible en el sitio web del SII (www.sii.cl) y permite que el representante legal de la empresa se inscriba y empiece a facturar de manera inmediata, utilizando un certificado digital.

Ahora, si la empresa ha optado por un software de mercado o por hacer un desarrollo propio, que es la alternativa a utilizar en el caso de las grandes empresas, el tiempo que se requiere es mayor ya que además de pasar por el proceso de seleccionar el proveedor con el que operará, tiene que postular y certificarse en nuestro sitio web. 

Es muy importante que las grandes empresas consideren este tiempo en su planificación

 ,advierte.

Exitosa experiencia

Una de las compañías que lleva tiempo beneficiándose de esta tecnología es Chilemat, empresa de materiales de construcción y ferretería cuenta con 125 sucursales y que comenzó a operar con factura electrónica desde el año 2004.

Cuando comenzaron una reingeniería de procesos para adecuar las operaciones internas, externas y de relación comercial con sus clientes y proveedores hacia el nuevo modelo tecnológico.

Sin duda que el impacto inicial fue sustantivo, sobre todo por ser una de las empresas pioneras en el país en incorporarse proactivamente a la normativa. Esto significó inversiones en capacitación a todo nivel, infraestructura, tecnología, recursos humanos, etc.,

dice Cristián González Figueroa, subgerente de Informática de Chilemat.

El ejecutivo cuenta que, desde el inicio, la experiencia fue muy satisfactoria, casi transparente, muy ágil y eficiente y demoró solo algunos meses.

Y los resultados fueron gran ahorro de recursos tanto físicos, como logísticos, de infraestructura, papelería, humanos etc.

Sobre todo nos otorgó mayor eficiencia operativa y disponibilidad de la información de manera inmediata, lo que otorga a nuestro modelo de negocios transparencia, fluidez y respaldo hasta hoy, de cara a nuestros asociados y proveedores que componen nuestra cadena de valor

, cuenta.

El proceso de cambio

Por la experiencia que tienen con sus clientes en Entel, Héctor Garretón cree que la principal duda que tienen las empresas cuando comienzan a migrar hacia la factura electrónica es cómo será la interacción entre empresas que estén facturando electrónicamente versus las que tengan que ir implementando el sistema paulatinamente y continúen con el sistema tradicional. Sin embargo, aclara, las empresas que ya facturan electrónicamente podrán seguir ingresando de manera manual las facturas en su sistema de facturación, por lo que no debiera existir ningún tipo de problemas en la interacción con las empresas que aún poseen el sistema tradicional.

Además, los Documentos Tributarios Electrónicos tienen codificaciones diferentes a los manuales, por lo que no se generan inconvenientes al momento de hacer los libros contables,

dice.